Obras

Comencé a escribir a los seis años, según me cuenta mi madre, aunque tengo textos originales de cuando tenía nueve, intentos de poemas, cuentos y obras de teatro.

A los 14 años, mi primer intento de novela de ciencia ficción, cuyo primer borrador aún está ahí, guardado, escrito en hojas cuadriculadas y que tiene una segunda versión más desarrollada, pero que aún falta mucho por pulir antes de publicarla.

En el año 1996, tuve mi primera decepción amorosa que terminó inspirando al año siguiente mi novela «El mendigo de Karmaf», que presenté a los Premios Literarios Gabriela Mistral el año 2000 y… ¡gané! Fue una experiencia muy especial, ya que por esa época la fantasía no era bien vista.

Un gran salto di, hasta que en 2015 publiqué a través de Editorial Sudamérica Ficción (hoy desaparecida) el cómic «Diario de un Trovador», con guion mío y dibujos de Marco González -Asfódelo-.

 

“El mendigo de Karmaf” nos presenta un Chile paralelo donde la mitología chilena se entrelaza con rasgos del medioevo, trasladándonos al sur de nuestro país, creando un marco perfecto para desarrollar esta historia.

La primera versión de “El mendigo de Karmaf” fue ganadora del Premio Mejor Novela Inédita de los Juegos Literarios Gabriela Mistral en el año 2000. Novela original de la cual se desprende su precuela en la historieta “Diario de un Trovador” (2015).

Spin off de la novela “El Mendigo de Karmaf”. Su protagonista es Jordan, un joven que queda huérfano de niño, luego que sus padres fueran asesinados por un grupo de guerreros enemigos de su familia. Afortunadamente, fue rescatado por un dragón, quien lo trajo a nuestro mundo y entregó a una joven pareja que habían perdido a su pequeño hijo.

Jordan descubrirá poco a poco su verdadera identidad. Con el tiempo, se sabrá que su verdadero nombre es El Trovador y su misión eterna: proteger a la Guardiana de la Llave.

Cómic de fantasía medieval, ambientada en el Sur de Chile. Segunda aventura de la precuela de la novela “El mendigo de Karmaf”. 

Esta vez, la historia se desarrolla tres años después de la primera parte, en Karmaf y sus alrededores. Jordan aprende poco a poco a ser un Guardián y recordar su verdadero origen, junto al Dragón Dorado. Pero más de un problema surgirá,

Un museo es un lugar mágico, donde puedes vivir historias fantásticas que te llevan a mundos que escapan de la realidad cotidiana, una realidad muchas veces asfixiante en la que vivimos.

Los protagonistas de “Cuentos de amor y arte” nos llevan por caminos pintados de color, formas y color.

Ellos esperan a todos los que quieran conocer sus historias.