Concepto de «Mary Sue» o «Gary Stu»

Al crear personajes, nos enfrentamos a una situación que nos hace cuestionarnos o autocriticarnos si es que estamos haciendo las cosas bien… aunque para algunos es lo de menos, la cosa es escribir lo que les vienen en ganas… pero no nos desviemos, ya que hoy hablaremos de las «Mary Sue» y a los «Gary Stu».

Posible antecedente desde lo académico

Algo por lo que creo pasamos muchos cuando nos decidimos a lanzarnos por la senda de la escritura, es de qué escribir, el tema, y quién será nuestro protagonista. Y caemos o en una casi autobiografía -contando tu historia tal cual- o una autoficción, que hace alusión a una historia que cruza la vida real del autor con una experiencia ficticia o, en otras palabras un «género paradójico por excelencia, que vacila entre dos mundos, el de la autobiografía y el de la novela, y que no nos permite como lectores discernir entre verdad o invención», según Julia Musitano, en su artículo en Scielo. Y continúa la explicación «los relatos autoficticios son relatos ambiguos porque no se someten ni a un pacto de lectura verdadero, ya que no hay una correspondencia total entre el texto y la realidad como la que postula el pacto referencial, ni ficticio, porque se mantienen en ese espacio fronterizo e inestable que desdibuja las barreras entre realidad y ficción»

Por otro lado, Genette (citado por Musitano), dice al respecto que «yo, autor, voy a contaros una historia cuyo protagonista soy yo, pero que nunca me ha sucedido», que nos puede ayudar a comprender la existencia de las Mary Sue y los Gary Stu, ya que es más fácil escribir desde uno mismo, de lo que le pasa, en un ambiente que, como somos los autores, podemos adecuar como queramos para nuestro protagonista (o sea, nosotros mismos), lo que lleva a la creación de un personaje idealizado, todopoderoso, todo amado hasta por el malo de turno, el héroe o heroína por excelencia que salva a todos y hace lo que quiere. Esto se da tanto en historias propias como en los fanfics (sobre todo en este último, lo digo con conocimiento de causa, por ahí tengo un par de ejemplo… y es catártico, pero solo como ejercicio de escritura y para satisfacer las ansias de fangirl).

Ahora sí vamos a la definición

Entonces, según Wikipedia, una Mary Sue o un Gary Stu es «es un personaje ficticio en exceso idealizado y abiertamente identificable como el alter ego del autor o del lector», lo que podemos ver, como ya había dicho, en los fanfics de cualquier serie, película, libro o videojuego. Así, una de sus características más importantes «es la de acaparar toda la atención de la historia y cambiar elementos importantes del argumento en su beneficio sin explicación alguna», lo que se completa con ser «un personaje sin defectos notables, cuyos aspectos positivos superan todo su rol en la historia y lo vuelve unidimensional», o sea, sin mayor desarrollo, ¿para qué más? Teniendo un personaje invencible, no necesitamos que tenga defectos, eso podría hacer que el lector lo deteste, tiene que ser perfecto. Por último, «generalmente es una persona joven de bajo rango, que soluciona una situación complicada mediante habilidades inverosímiles», algo que te hace decir ¿pero qué onda?

Además, hay que agregar que tienen un pasado tan, pero tan trágico que hace preguntarse cómo no está loco o loca por tanto sufrimiento y soledad.

Falta indicar el antecedente histórico. Según la revista GQ, «este particular concepto nace de ‘A Trekkie’s Tale’, un relato inspirado (o mejor detonado) por ‘Star Trek’ que Paula Smith escribió en 1973 con una clara intención crítica y paródica. La serie de ciencia ficción fue un incuestionable fenómeno pionero y una eminencia en un género hasta entonces (y hoy todavía) mal considerado, y generó en el fandom lo que conocemos como fanfics, ficciones ideadas por fans, donde las mujeres solo aparecían como objetos sexualizados y/o complementos para tramas masculinas». Quién lo diría, partió en el universo Trekkie… en todo caso, ahí hay un Gary Stu perfecto: el Capitán James Tiberius Kirk, ¿o no?

Algunos ejemplos posibles de Gary Stu

Navegando por ahí, encontré la propuesta de 5 Gary Stu (gracias, Nard Cast)… seleccioné 3 y agregué otros que conozco para ir comentando:

a) Seiya (saga animé Saint Seiya): partiendo por el título que nos da el primer aviso, Seiya es un Gary Stu total, porque todos lo aman, todos se sacrifican por él, todos sus compañeros (a pesar de ser mejores que él en cuanto a sus poderes y habilidades como caballero de Atena) son capaces de cederle el puesto para que termine llevándose los laureles (el dragón Shiryu, el Fénix Ikki, el Cisne Hyoga o Shun… ¡por Buda que son mil veces mejor que Seiya!), las chicas se enamoran de él (harén formado por Miho -nosotros la conocimos como Mino-, Atena, Shaina, de las que me acuerdo) y, más encima, la armadura dorada de Sagitario lo salva a cada rato. Y pierde litros y litros de sangre, pero termina la batalla y está tan fresco como una lechuga, aquí no ha pasado nada.

b) Harry Potter (saga libro y cine): el niño-mago parte siendo una celebridad en el mundo mágico -oculto a los ojos de los no-magos o muggles-, salvado por un hechizo misterioso -cuyo principal catalizador es el amor de madre, lo que igual es bastante creíble-, vivió pobre unos 10 años y luego descubre que es rico por herencia -parte bien, a diferencia de su archienemigo, Tom Riddle, alias Voldemort, pobre total y resentido, podríamos decir-, no quiere la fama, pero esa misma le da cierto escudo en su mundo, por ejemplo, cuando el mismísimo Ministerio de Magia se preocupa de su seguridad cuando Sirius Black escapó de Azkaban-. Es salvado por sus amigos, su mentor -el profesor Dumbledore-, a veces la muy buena suerte lo acompaña -sin necesidad de usar la poción felix felicis- y… todo sale bien al final. Incluso vuelve de la muerte. Y todo antes de cumplir 18 años. Lo que sí debe concederse al personaje es su paso de niño a adolescente insoportable (y luego madurez adelantada), lo que da cierto desarrollo que se agradece. En todo caso, la magia en sí ya es un gran aliado, aunque con el cerebro de Hermione Granger como guía y apoyo de Harry, más el corazón fiel y fuerte de Ron Weasley Harry poco podría haber hecho. Y, más encima, lo reconoce (¡5 puntos para Gryffindor!)

c) Bruce Wayne-Batman (cómic): partió como héroe, pero con el tiempo -en los cómics- se transformó en un superhéroe, aunque siempre que alguien sale con esto lo refuto, ya que un superhéroe debe tener superpoderes, algo de lo que Bruce-Batman carece… a menos que se considere superpoder el tener una cuenta bancaria tan abultada que puedes hacer lo que quieras o tengas -se supone- un intelecto tan, pero tan alto que vez los problemas antes de que sucedan. Pero no, nunca he podido entender cómo un simple humano haya podido enfrentarse a Superman -y luego cae víctima de Bane, ¿alguien me explica eso?-. Ah y, obviamente, es tan perfecto que enamora a todas las chicas -incluyendo a las malvadas-, nunca se equivoca -eso sí que es imposible- y no se deja llevar por las emociones -¿está seguro, señor murciélago?-. En fin.

d) James Tiberius Kirk (Star Trek): así no más es el asunto, este capitán de la Flota Interestelar era casi invencible, inmortal, superinteligente, superamante, etc. Y todo le salía bien, aunque si no fuera por su tripulación, Khan sería el dueño del universo. En fin.

e) Superman (cómics, cine): para ser justa con el murciélago, también el Hombre de Acero / Kal-El cae en la caracterización de un Gary Stu. Veamos: es un extraterrestre, pasado trágico, moral intachable, superpoderes, lo ama todo el mundo, nunca se equivoca, aunque en las últimas entregas tiene sus caídas muy humanas. Nada más diré, señor juez.

f) Luke Skywalker (trilogía original): cuando vemos a un joven mirando los soles gemelos de Tattooine, esperando algo mejor para su vida, pero sin creer que fuera posible… va y pasa. Se transforma en el salvador de la Rebelión de pura suerte, luego de cruzar su camino con un viejo maestro jedi (aunque recién en ese tiempo empieza a usar poderes jedi, pero podríamos considerar su habilidad como piloto podría ser… pero es heredada de Anakin, ¿ok?) y tener un grupo de amigazos que lo sacan de problemas… sí, Luke roza el ser un Gary Stu, pero, afortunadamente (aunque a muchos fans no les guste) el giro que tuvo en la secuela da la posibilidad de fijarse en el desarrollo interno del personaje: un viejo derrotado. Aunque en los cómics la cosa vaya más adelantada, como «Imperio Oscuro», hoy considerado como parte de «Leyendas» -o sea, todo lo anterior a la Era Star Wars-Disney- (algo que pasa también en las novelas de las precuelas, sobre todo Episodio III, la forma en que el autor nos muestra la intimidad del alma de los personajes es maravillosa, se aprecia mucho mejor los cambio de, por ejemplo, Anakin).

Y así. Debo aclarar que todos los personajes nombrados me gustan, de algunos soy fan total (como Luke), pero aunque entro al juego de la historia, como escritora y/o creadora de historias debo ver un poco más allá.

Vamos ahora con las Mary Sue

Revisando artículos relacionados con las Mary Sue, me llamó mucho la atención que en algunas se considerara que el hecho de señalar a tal o cual personaje femenino como MS era otra forma de ataque machista ante el empoderamiento femenino en las historias épicas. ¿Qué les pasa? Cuando un personaje está mal hecho, está mal hecho y punto. ¿Es necesario que todo pase por el filtro del feminismo o del machismo? Por favor, eso es convertirse en aquello que quieres destruir. En fin. Vamos con las Mary Sue.

a) Capitana Marvel (la película): lo siento, pero es total y absolutamente una Mary Sue (hablando de la película). Es insoportable, tanto en su postura de «aquí yo soy la mejor, la insuperable, la más fuerte, la que hace polvo a todos los enemigos masculinos», como en su intento de relacionarse con el resto. Carece de habilidades sociales, es odiosa, pero invulnerable. Demasiado para ser creíble. Salva no más el gato que la acompaña.

b) Bella Swan (Saga Crepúsculo, libro y cine): todavía no logro encontrar el porqué un vampiro y un lobo se enamoran de este espécimen. Casi sin expresión facial, emo total, antisocial, depresiva, tonta, pasiva, cero inventiva (tanto en el libro como en la película… sí, leí la saga, solo por los lobos, pero igual cómo tan idiota ese Jake). Una muñeca de trapo que se mueve solo porque alguien la toma y la cambia de lugar. Ah, y es el centro de todo, casi la elegida… sin tener nada de extraordinaria.

c) Arya Stark (serie de Juego de Tronos): aunque es uno de esos personajes que me encantaron de la saga de «Canción de Hielo y Fuego», también es un personaje demasiado perfecto. Sí, va creciendo y desarrollándose, pero enfoquémonos en la Arya de la serie «Juego de Tronos». Apenas una niña y era tan, pero tan mortífera que no el más avezado asesino la podía superar(!). Además, con una mirada aterraba hasta el más duro de los duros, ¿en serio? Hubo momentos en que no le creí su invulnerabilidad, pero cuando bajaba esa actitud de «indestructible Arya» podía aceptar sus habilidades espectaculares y decir «ok, esta chica es realmente buena». ¿Y sin traumas? Se parece a Elif (de la teleserie turca del mismo nombre, que ya va por el capítulo 1000, cada dos o tres capítulos la secuestran, ¡y no está traumada!). Uf. Ya terminaré de leer los libros y podré hacer la comparación.

d) Wonder Woman (cine): aunque es un personaje que me encanta, tiene mucho de Mary Sue, partiendo por los superpoderes, moral y emociones intachables -que no sufre mella, incluso cuando pierde a su amado-. Falta un desarrollo más interesante de su personalidad y podría ser más feminista que solo dar buenos golpes, ser capaz de salvar a un hombre y al mundo, es decir, que dé alguna sorpresa de sus pensamientos más oscuros, algo que la haga… más humana.

e) Rey (Skywalker por adopción, de secuela de Star Wars): primero, soy fan de la saga, segundo… vamos analizando a Rey. La aparición de este personaje en la saga fue abrupta, aunque esperable, porque una de las críticas a la saga es que es machista (como pasa con los libros de «El Señor de los Anillos» y que en el cine Peter Jackson hizo algunos ajustes, como una Arwen guerrera, o «El Hobbit» en extremo, que tuvo que integrar un personaje nuevo, la elfa Tauriel, para equilibrar el asunto), ya que no hay presencia fuerte femenina, y yo me pregunto, ¿dónde dejan a la Princesa Leia, la Reina Amidala, las maestras y sus padwans? Pero ya, ok, no tiene. Y así tenemos a Rey, una chica joven, con un pasado trágico -tanto que ni sabe sus orígenes, es decir, hija de la nada-, con una personalidad en apariencia legal buena -aunque ella misma le dice a Finn que nadie, absolutamente nadie la conoce-, tiene poderes increíblemente potentes -manejo de mentes, telepatía-, puede manejar un sable de luz sin entrenamiento previo y, a pesar de tener una dieta bastante pobre y falta de agua, tiene un físico ad hoc con todo lo que se le viene en su drástico cambio de vida. Espero que las novelas y los cómics aprovechen de darle más profundidad al personaje, ya que es interesante ver a la heredera de la dinastía Skywalker -y reinicio de los usuarios de la Fuerza, no sabemos si resurgirán los jedis como tal o los sith-, ya que deberíamos poder «conocerla» como ella alega en su momento.

¿Y usted?

Con todo el análisis anterior, vamos a la autocrítica. En mi caso, puedo decir que Camila, la protagonista de «El mendigo de Karmaf», roza a la Mary Sue. ¿Por qué? Tiene ciertas características que puliré para la segunda edición (sí, señoras y señores, se viene, se viene), a saber:

-Es el centro de la atención (por ser la Guardiana de la Llave).
-Tiene casi un harén (aunque solo dos enamorados, pero el resto están ahí dispuestos a protegerla).
-Es muy emocional, aunque va a aprendiendo a ser de simple humana a la Guardiana de la Llave (con poderes).
-Inicio su vida en letras como una autoficción (pero que, afortunadamente, pude separarme del personaje y ahora va solita por la vida).

Por otro lado, tiene detalles de desarrollo que me falta pulir más, por ejemplo:

-Su aprendizaje bajo la tutela del Trovador.
-Sus conversaciones con la machi (que le revelan información muy importante de su ser y de la labor de los Guardianes).
-La personalidad que cambia de «emotiva» a «fuerte», aunque aún un poco inestable por los cambios y la información que va recibiendo y tratando de asimilar.

Camila y Jordan, el Trovador.

En cuanto a Jordan, el Trovador, también podría tener ciertos elementos de Gary Stu, pero se salva porque en los cómics he logrado desarrollar partes de su personalidad que lo hacen jugar un poco más en el Camino del Héroe, por ejemplo, en la segunda aventura, «Diario de un Trovador, De lo que pasó en Karmaf», el muchacho se revela contra su mentor, el Dragón Dorado, y termina por negarse a seguir sus enseñanzas, decide que puede mandarse solo y se va… y le va mal, por lo que debe regresar, porque se da cuenta de su pataleta de niño inmaduro. También lo aman todos, pero es por su labor como Trovador, algo que se ha ganado a punta de trabajo y viajes. Algo que no he desarrollado en la novela es que él también tiene cierto poder, por ejemplo, en el cómic aparece manejando fuego en sus manos, pero lo adquiere con la práctica, bajo las enseñanzas del Dragón. Quienes leyeron, ¿tienen alguna otra observación? Sería interesante conocer otros puntos de vista.

Cerremos. Como ven, queridos lectores, es fácil caer en la trampa cuando eres un joven (o no tan joven, pero novato) escritor o escritora, y está bien, es parte del proceso, pero la idea es no quedarse en esta etapa y darse cuenta de cuánto estamos cayendo en la trampa de los personajes perfectos. A continuar con el camino de las letras, mucho hay por aprender.

Yamila

FUENTES
Wikipedia: Mary Sue
 https://es.wikipedia.org/wiki/Mary_Sue

MUSITANO, JULIA. (2016). LA AUTOFICCIÓN: UNA APROXIMACIÓN TEÓRICA. ENTRE LA RETÓRICA DE LA MEMORIA Y LA ESCRITURA DE RECUERDOS. Acta literaria, (52), 103-123. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-68482016000100006

REISZ, Susana. Formas de la autoficción y su lectura. Lexis [online]. 2016, vol.40, n.1 [citado  2020-01-08], pp.73-98. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0254-92392016000100003&lng=es&nrm=iso. ISSN 0254-9239.

Mundo distorsión: Qué significa el término Gary Stu
 http://ruben3-e.blogspot.com/2014/06/que-significa-el-termino-gary-stu.htmL

Mary Sue: 10 características que convierten a un personaje en Mary Sue
 https://www.inteligencianarrativa.com/mary-sue/

MARY SUE Y GARY STU: CÓMO NO CREAR PERSONAJES RIDÍCULAMENTE PERFECTOS
 https://teopalacios.com/mary-sue-y-gary-stu-como-no-crear-personajes-rircidulamente-perfectos/

¿Qué es una Mary Sue y por qué es un error?
 https://betterfics.foroactivo.com/t72-que-es-una-mary-sue-y-por-que-es-un-error

Te guste o no te guste, Rey es una ‘Mary Sue’ muy poco trabajada en la actual trilogía de Star Wars.