Notas: preguntas de los lectores 3

Seguimos revisando las consultas de mis lectores… esas preguntas que enviaron para la “autoentrevista” que realicé para LDP Magazine (LDP 52),  las que completaré con algunos nuevos comentarios. Si tienen más preguntas, solo déjenlas en mi fanpage o envíenlas a info@yamila-huerta.cl

Hablando de “El Mendigo de Karmaf”

¿Qué ha sido lo más difícil para ti en este proceso creativo? Al final, ¿sientes que se concreta lo que querías ejecutar con tu obra?

Mm… creo que lo más difícil del proceso de “El Mendigo” fue el lograr que fuera una historia de amor y fantasía, sin que pasara a ser casi como teleserie. Me explico. La génesis de la historia es una desilusión amorosa que se transformó en la historia de almas que se conocen y reúnen una y otra vez a través de los siglos, vida tras vida. A eso le fui sumando diversos detalles que la convirtieron en la una verdadera obra de fantasía, pues, aparecieron personajes, situaciones y seres relacionados con nuestra mitología e historia, más el componente lingüístico que para mí siempre fue lógico. O sea, los habitantes de Karmaf hablan un español latinizado, a veces suena un poco al italiano, pero era necesario, porque Camila, la protagonista, es una chilena común y corriente en este Chile que conocemos, salta a un Chile medieval y se encuentra con una sociedad completa, con costumbres, idioma e historia distintos a lo que ella conoce. En eso puedo decir que Tolkien me inspiró con sus lenguas inventadas, como el quenya o el orco.

Retomando lo que decía antes del asunto idioma, luego de leer varias veces la novela y hacer la correspondiente edición, me di cuenta de que la historia de “El Mendigo de Karmaf” es justamente lo que quiero contar y que tiene como centro el amor. Luego, en la segunda parte, tendrá como centro una guerra con más de una facción participante y la historia de amor pasará a un segundo plano… y la tercera parte… mejor no adelanto nada, excepto que va a ser terrible. Creo que hasta el minuto he logrado que mi historia vaya in crescendo, cada vez más madura, y eso me tiene feliz, aunque siempre está la posibilidad de mejorarla.

Debo indicar que a todo lo anterior, se suma mi experiencia como jugadora y master de rol… aunque más de jugadora de mundos de fantasía medieval, como Dungeons and Dragon o Palladium, gracias a los que conocí a Tolkien y a clases de personajes como los guerreros, ladrones, cléricos y magos, junto con razas como los elfos, humanos, enanos y muchos más. Muy agradecida de mis amigos con los que jugué rol, aunque a veces el master de turno nos dejaba casi a punto de perder nuestros personajes, cuando hacía las campañas más difíciles que se le podían ocurrir. Pero… esa es otra historia.

A %d blogueros les gusta esto: