Y el premio es para…

No puedo dejar de emocionarme ante la GRAN noticia… el cortometraje chileno “Historia de un Oso”, el primer Oscar de la historia de nuestro país, un reconocimiento a los creativos de Chile.

Y al escribir estas líneas sigo emocionada, no conozco a nadie del equipo de producción -sería un honor-, pero comparto el sentimiento, ese de recibir un premio que te dice “bien, lo hiciste bien, buena historia”. Sí, porque recuerdo cuando yo misma recibí un premio por “El Mendigo de Karmaf” hace 16 años.

La idea, de todos modos, no es trabajar para ganar estos reconocimientos, sino que crear por el placer de hacerlo, crear porque se quiere decir algo, crear porque la inspiración te empuja a ello, crear porque es tu misión en esta vida. Simplemente crear algo con el corazón, con amor, desde las entrañas, porque las historias y personajes viven en nosotros, en el alma de cada artista, sea en literatura, cine, pintura, escultura, cómics, orfebrería, todo lo que significa darle forma una visión que desea tener vida.

Y si los premios llegan, ¡bienvenidos! Siempre son una motivación extra para seguir adelante… sin perder la verdadera estrella en el horizonte que seguimos.

Felicitaciones al equipo de “Historia de un Oso”… ¡bien merecido!

¡Abrazos a todos!

Ladyhawke, una de mis inspiraciones

Hace mucho tiempo… veinte años se cumplen este 2016… tuve una idea inspirada por una pena de amor… pero para desarrollarla, necesitaba de otras ideas, de fuentes de inspiración.

Esa historia es “El Mendigo de Karmaf”, la novela que en los próximos meses publicaré y una de sus fuentes de inspiración es la película “Ladyhawke” (1985) , la “Dama Halcón”, protagonizada por Rutger Hauer, Michelle Pfeiffer y Matthew Broderick. Fue dirigida por Richard Donner y la música de la imaginación de Andrew Powell.

En ella vemos la triste existencia del Capitán Ettiene Navarre y la joven Isabeau, víctimas de un hechizo que el Obispo de Aquila, despechado por el rechazo de la joven, pidió al Demonio. Este condenó a Navarre a vivir de noche transformado en lobo, mientras a Isabeau en halcón durante el día. La pareja es ayudada por ladrón llamado Phillipe Gaston y un sacerdote llamado Imperius, quien, debido a su afición por la bebida, reveló el secreto de confesión de ambos: su amor.

Aparte del motivo del “amor” tan profundo entre los protagonistas, el personaje malvado del Obispo me llamó mucho la atención y dio pie a la aparición del antagonista en mi novela. Lo misterioso, lo decidido, las dos caras de este personaje me encantaron, además de su porte regio y digno, aunque por dentro había un corazón podrido y lleno de odio.

En la novela gráfica “Diario de un Trovador”, el Obispo de Karmaf hace su primera aparición en la vida de Jordan… al menos en esta encarnación.

Les dejo un tráiler de “Ladyhawke”. Una buena película para una tarde de verano.

EL DIFÍCIL CAMINO DE UNA ESCRITORA

Nota: Este artículo fue publicado originalmente en la revista del grupo Fantástica Chile.

La experiencia de ser mujer y escribir fantasía o ciencia ficción, es en verdad una aventura…

Cuando una persona decide escribir, mucha gente a su alrededor la apoyará y otros tratarán de hacerle ver lo estúpido de su idea. Pero cuando es una mujer, por lo menos en mi experiencia, es peor, ya que debes enfrentarte al machismo reinante en el ambiente. Y no solo de parte de los machos escritores, no señor.

Obviamente, la historia puede ser diferente en la actualidad, ya que la internet ha permitido que a través de las redes sociales, los blogs, foros y demases, los sueños de ser escritora o escritor son algo más sencillos de cumplir, al menos, en un sitio propio en que publiques, tendrás tus fans y, quizás, podrás hacer una autopublicación y sacar un número austero de tu libro y venderlo en ferias y demás encuentros temáticos.

Pero en mis tiempos, hablo de los ’80 y los ’90, era difícil, tanto así, que al mirar hacia el pasado, de la gente que escribía y que estaba a mi alrededor, era una de las escasas chicas que queríamos ser escritoras. Y, lamentablemente, pareciera ser que solo existe un camino para una chica escritora y es el de escribir para mujeres, literatura para mujeres, literatura de género, que me quedó clarísimo cuando estudié periodismo y la visión era tan… feminista que me hartó. Pero de ese feminismo versus machismo, eterna pelea en que, al final, la mujer queda siempre como una resentida de mierda que lo único que quiere es no usar sostén –porque es una especie de símbolo de la esclavitud femenina o algo así, cuando todas sabemos que es necesario, especialmente cuando son grandes, digamos las cosas por su nombre- y comportarse a la par de un hombre. Eso, para mí, no es mi onda. Yo prefiero crear heroínas que siguen el camino clásico del héroe –si tiene dudas, recurra al libro de Joseph Campbell, “El héroe de las mil caras”, un estudio de la estructura y arquetipos mitológicos que se repiten en todas las culturas e historias-, que crecen a medida que avanzan en su aventura y logran sus objetivos, incluyendo el amor y ganar el trofeo final, que puede ser algo totalmente distinto al clásico casamiento al que recurren los guionistas de teleseries.

Pero todo cambió en el año 2000. Un premio, primer lugar de Novela Inédita en los Juegos Literarios Gabriela Mistral, que dieron su visto bueno a una novela de fantasía, sí, de fantasía del tipo medieval, ambientada en Chile y que pronto saldrá, por fin, impresa. Mi novela, “El Mendigo de Karmaf”. Ese fue el primer pasito, pero pronto me di cuenta que no sería fácil dar el segundo, y así pasaron los años, el premio fue invertido en estudios de inglés, y… cerrada de puerta en la cara, aún tengo las cartas de todas esas editoriales que me dijeron “no está en nuestra línea editorial actual”, incluyendo en la que me pidieron sacar toda la fantasía de la novela y me la publicaban. ¡Eso fue decirme como “suicídate” y te pagamos! ¿Cómo sacarle el corazón a mi novela? Preferí dar media vuelta, ir a buscar mi copia y mandarlos a cazar orcas a la Patagonia. Y esperar mi oportunidad de publicar como yo quiero que sea.

Pero como hay que ser perseverante, la oportunidad de publicar y tener lectores que interactuaran con mis historias, se dio en un sitio llamado Fotech.cl, que tiene un espacio para mostrar el mundo lo que quería contar a través del género de las foronovelas, un estilo de novela por capítulos, entregados en un foro específico, que tienen un elenco ideal definido por el autor (sí, con actores nacionales e internacionales), a las que también se les adjunta una banda sonora, se crean campañas promocionales y el autor tiene la retroalimentación con su público. Maravilloso.

En Fotech, gané cuatro veces el derecho a publicar, todas las veces con una excelente evaluación de parte de los jueces, que eran foristas que leían muchas foronovelas, especialmente extranjeras. El sitio, cuando empecé a participar, tenía muchas historias del tipo telenovela venezolana o mexicanas, cosa que a mí, sinceramente, me repugna, demasiado trilladas, lo que no significa que si está bien escrita, no la aplauda. Lo digo, porque fui jurado también y había algunas de esos estilos muy bien escritas y estructuradas literariamente hablando y las recomendé para su publicación. Obvio, tienen su público.

Me propuse el desafío de postular con una foronovela de fantasía medieval, “Sangre y Espada”, gané, creo que fue la primera en la onda de lo fantástico. Luego siguieron varios autores más, con historias de extraterrestres, fantasmas y otros. Yo postulé con otra más que tenía ángeles, demonios, fantasmas y humanos, “Eternidad”, una extraña mezcla, pero que también gustó mucho. Y me vencí a mí misma al escribir dos más en la onda realista, pero muy en el estilo de historia juvenil Disney (pero de ellas no hablaré).

Hoy, conozco muchas historias del género fantástico, ciencia ficción, fantasía, historias que sacan del contexto realista en el que pareciera que se nos exige en los concursos literarios chilenos. Cada persona que quiera escribir, puede armar su propio sitio, su blog o foro en que publica sus historias, la gente los sigue, venden sus minilibritos impresos en una calidad modesta, pero tratando de ser lo más profesionales posibles. También están los autores de cómics, refiriéndome a aquellos que escriben y dibujan, así como también a los equipos de guionista y dibujante que podemos encontrar en la red.

Hoy, podemos encontrar historias de vampiros, fantasmas, extraterrestres, magia, piratas y un cuantohay de temas fantasiosos que son aún condenados por algunos, pero quienes gustamos de ellos los apoyamos con entusiasmo, dando consejos cuando alguien los pide, alentando a quien se siente depresivo porque cree que su historia no funcionará. Les digo… aunque pasen décadas, la oportunidad de publicar llegará. Se los digo, porque así será.

Tenemos mucho para comentar con respecto a foronovelas, cómics o similares. Ya habrá tiempo. Mientras, les invito a buscar y leer, déjenles un mensajito a sus autoras y autores, ellas y ellos se los agradecerán, porque lo que realmente necesitamos quienes optamos por escribir, es alguien que nos lea y conozca esos mundos que vemos en nuestra imaginación.

¡Un abrazo!

Amor, un gran tema

amor

El Día del Amor… muchos se acuerdan que quieren a alguien solo durante esta jornada y el resto del año, “si te he visto, no me acuerdo”, así como también aquellos que de verdad están enamorados y buscan hacer de este día algo inolvidable. Fuera de eso, el tema del amor es recurrente en la literatura, ese amor romántico en que todo el sentimiento se expresa transforma esas historias en algo para conversar.

Cuando escribo, siempre aparece una pareja protagónica, ya que la fuerza que significa el amor me permite mover el resto de la acción y hacerlo más cercano al lector.

En el caso de “Diario de un Trovador”, el amor que siente el protagonista por la Guardiana de la Llave le ayuda a seguir en el camino que debe seguir para, en primer lugar, descubrirse a sí mismo. Sí, porque debe recordar quién es en verdad, traer al presente todo el conocimiento de la misión divina que se le ha encomendado a él y al grupo de Guardianes de la Llave. En segundo lugar, ese amor lo acerca a su amada, quien no lo reconoce aún, ya que ella misma debe pasar por el mismo proceso que Jordan, el que se verá en la novela “El Mendigo de Karmaf”.

El amor y el desamor mueve, además, a otro personaje importante en la novela, Gabriel, amigo y rival de Jordan, quien hará sufrir a la Guardiana por su olvido de quién es y sus sentimientos verdaderos.

El amor… un sentimiento universal y que no faltará jamás en una buena historia.

¡Abrazos a todos!

Reflexiones

pensar

A veces despierto con un pensamiento un poco pesimista… ¿estoy escribiendo bien? Puede parecer contradictorio, ya que si no lo creyera, no estaría trabajando a full en mis escritor. Pero, así es, siempre surge la duda.

Reviso la web y me encuentro con muchos sitios que promocionan el arte de la escritura, junto con ofrecer cursos para ir desarrollando el talento… lo que creo está bien, pero… ¿será tan así, tan fácil?

Miro mi propia historia, décadas atrás, cuando solo tenía 14 años y decidí escribir una novela. Tal fue mi convicción que hasta el día de hoy admiro a esa niñita que fui y que sabía perfectamente su misión en la Tierra… y que ahora retomé con la misma convicción.

Nuestros sueños, cuando van contra la corriente en la que va el resto del mundo, pueden llevarnos a dudar de ellos mismos, porque no sabes dónde te llevarán, si eres lo suficientemente buena para llevarlo a cabo, si alguien querrá compartirlo, apoyarlo, lo que signifique hacer que un sueño valga la pena.

Y así, a veces, sigo con mis dudas, pero ellas también me dicen que voy por la senda correcta, que está bien tomar consejos de otros, estudiar un poco de teoría, pero… que ya es hora de creerse el cuento y saberse con talento.

Y no es falta de humildad. Simplemente es tomar las riendas de una vida que desde hace décadas es la que debo seguir.

¡Abrazos para todos!